¿CÓMO ACTIVARTE EN LA OFICINA?

Trabajar en una oficina puede implicar pasar largas horas sentado frente a una computadora, lo cual puede afectar negativamente nuestra salud física y mental. Sin embargo, existen varias estrategias que puedes implementar para mantenerte activo y mejorar tu bienestar general durante la jornada laboral. Aquí te dejamos algunas sugerencias para lograrlo.

1. Hacé pausas activas

Una de las mejores formas de combatir el sedentarismo en la oficina es realizar pausas activas cada hora. Dedica de 5 a 10 minutos a realizar ejercicios ligeros como estiramientos, caminatas cortas o incluso algunos saltos en el lugar. Estas pausas no solo te ayudarán a mantenerte en movimiento, sino que también pueden mejorar tu concentración y productividad.

2. Utilizá una estación de trabajo de pie

Considera la posibilidad de usar un escritorio ajustable que te permita alternar entre estar sentado y de pie. Trabajar de pie durante ciertos periodos del día puede ayudar a reducir la presión en la columna vertebral y mejorar la circulación sanguínea. Si tu empresa no proporciona este tipo de escritorios, podés improvisar utilizando cajas u otros elementos para elevar tu computadora.

3. Implementa reuniones caminando

Si tenés reuniones uno a uno o en grupos pequeños, sugerí hacerlas mientras caminan. Las reuniones caminando son una excelente forma de romper la rutina sedentaria y, además, pueden fomentar una comunicación más fluida y creativa. Busca un parque cercano o simplemente camina por los pasillos del edificio.

4. Realizá ejercicios en tu Puesto de trabajo

Existen varios ejercicios sencillos que podés realizar sin moverte de tu escritorio. Por ejemplo:

  • Levantamiento de piernas: Sentate recto y levantá una pierna a la vez, manteniéndola estirada por unos segundos antes de bajarla.
  • Contracciones de glúteos: Apretá los músculos de los glúteos y mantén la contracción por unos segundos antes de relajar.
  • Giros de torso: Girá tu torso hacia un lado y luego hacia el otro, manteniendo los pies firmes en el suelo.

5. Usá las escaleras

Optá por usar las escaleras en lugar del ascensor siempre que sea posible. Subir y bajar escaleras es una excelente forma de ejercicio cardiovascular que también fortalece los músculos de las piernas.

6. Establecé recordatorios

Configurá alarmas o recordatorios en tu teléfono o computadora para levantarte y moverte cada cierto tiempo. Estos recordatorios pueden ayudarte a mantener el hábito de moverte regularmente, evitando que te quedés sentado por periodos prolongados.

7. Participá en actividades de bienestar corporativo

Muchas empresas ofrecen programas de bienestar corporativo que incluyen actividades físicas como clases de yoga, caminatas grupales o sesiones de ejercicio en la oficina. Participar en estas actividades no solo te ayudará a mantenerte activo, sino que también te permitirá interactuar con tus compañeros de trabajo en un ambiente diferente y positivo.

Recordá que…

Mantenerse activo durante las horas de oficina es esencial para nuestra salud y bienestar. Con pequeños cambios y estrategias, puedes integrar el movimiento en tu rutina diaria y contrarrestar los efectos negativos del sedentarismo. ¡Empezá hoy mismo a implementar estos consejos y siente la diferencia en tu energía y productividad!